Niños, jóvenes, padres

Niños, jóvenes, padres

Me encanta la analogía de la iglesia local como familia. El Nuevo Testamento está lleno de ejemplos que refuerzan la comparación. Uno de mis pasajes favoritos relacionados con la iglesia/familia es 1 Juan 2:12-14:

12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. 13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al  que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. 14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

Creo que una iglesia local saludable tendrá varias generaciones de creyentes y discípulos en proceso de crecimiento hacia la madurez, y aún los ancianos seguirán creciendo en fe y en testimonio. Las distintas generaciones tienen distintas responsabilidades y tendencias dentro de la familia. Oramos para que Dios siempre añada los bebés espirituales. Que siempre haya los sabios y maduros para reproducirse y enseñar a los menores, y los jóvenes con energía y dones para trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *