Invitado adentro para servir afuera

Invitado adentro para servir afuera

Al pensar en la multiplicación de siervos-líderes, el Señor Jesucristo nos dejó un modelo que podemos observar en la elección de los doce apóstoles en Marcos 3:13-14:

13 Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. 14 Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, … 

Los pastores, siervos, y líderes cristianos tenemos la responsabilidad de capacitar a los escogidos y llamados por Dios. Vale aprender y aplicar estas dos etapas del entrenamiento de los doce: adentro (estar con él) y afuera (enviarlos a predicar, etc.) Las dos etapas son importantes. Los líderes tenemos que invitar a algunos de los discípulos a estar cerca a nosotros, y mostrarles cómo estar cerca a Jesús. Los que han mostrado el corazón, las actitudes, y las prácticas del fiel seguidor, pueden crecer aún más si nosotros nos abrimos para que ellos aprendan de cerca. Tenemos que pasar tiempo con ellos, compartir de nuestras vidas, y ponerles un ejemplo vivo del siervo-líder quien conoce íntimamente a Jesucristo. Solamente después de que un discípulo haya pasado tiempo adentro, deberíamos enviarle afuera para liderazgo espiritual público; y aún entonces, con estrecha relación con los más experimentados del círculo íntimo.

La falla común de los que ya somos líderes es que no queremos abrir la puerta para que el discípulo esté dentro del círculo íntimo. Sin embargo, es esencial quitarle el velo al que pueda hacer mayores cosas, y compartir nuestra vida familiar, oración, devoción, y aún nuestras cargas y debilidades, si el discípulo va a crecer hasta ser un siervo capacitado para el liderazgo espiritual.

¿Está invitando usted a algunos discípulos de su ministerio a una relación más adentro para que después puedan ser enviados afuera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *