Cuando el equipo falla

Cuando el equipo falla

¿Qué hacemos cuando el equipo de ministerio no funciona como pensábamos?

Empezamos con una buena visión bíblica y espiritual. Invertimos mucho esfuerzo en el entrenamiento y la capacitación de líderes. Formamos un equipo de varias habilidades y dones, pero con una sola meta y un solo espíritu. A pesar de haber hecho todo bien, al intentar a trabajar juntos, cualquier circunstancia negativa resulta en conflicto. Los que se habían unido se dividen, y las fallas de cada miembro del equipo se magnifican.

No debemos asustarnos cuando eso sucede. Es útil recordar que aún el equipo de discípulos originales sufría de controversias y conflictos. El discipulador divino, Jesús, escogió a Judas para ser apóstol. Jesús no se equivocó, sino que él sabía todo lo que Judas haría de antemano y estaba prevenido. Tuvo que ser así, porque así se había escrito.

Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús, y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio. (Hechos 1:16-17)

Así que, puede haber conflicto, puede haber fallas y fracasos. Puede ser necesario volver al principio para repetir aspectos de entrenamiento. Haremos correcciones y ajustes. Está bien. Dios está obrando. Dios siempre es fiel, aunque nosotros siempre somos infieles. Las maravillas de Dios incluyen sus milagros de hacer su obra por medio de líderes y equipos disfuncionales. Sigue adelante. Aprende. Vuelve a los primeros pasos. Dios está allí también. El enemigo nuestro quiere hacer daño, pero el Señor siempre hará el bien.

Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. (Génesis 50:20)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *